Ir al contenido principal

La maldición de los hombres pantera

 El otro día me dio por publicar, para variar, una entrada sobre cine; en realidad, solo quería publicar una pequeña serie de entradas en las que hablar de mis películas favoritas, para que ustedes me contaran, a su vez, las suyas, y así compartir recomendaciones. Pero, a poco de publicarla, la retiré. Y es que quiero que este blog se mantenga centrado en comentar libros, para evitar la dispersión temática. 

Así que, tras darle un par de vueltas, he decidido abrir un segundo blog con el fin de dar cabida a esa lista de películas. En cualquier caso, este seguirá siendo mi blog principal. No quiero engañarles: no me veo actualizando regularmente dos blogs, así que evito de antemano comprometerme a fondo con el nuevo, una vez termine esa serie de entradas prevista; pero supongo que mantendré sus constantes vitales con esporádicas publicaciones. Siento estar causándoles una migraña con tanta justificación sobrevenida, así que sin más preámbulos aquí les dejo el enlace de... 

La maldición de los hombres pantera.

Allí les explico el porqué del título, que espero que cumpla su función y sea serio y solemne. Les juro que barajé otros nombres, pero todos ellos eran más cutres. Imagínense...


Comentarios

  1. Respuestas
    1. Espero hacerlo durar. Agradezco el detalle y la molestia de que hayas dejado el enlace en tu blog.

      Eliminar
  2. Ah, ya está explicado el misterio de la entrada invisible...
    Voy a ver ese otro blog, que con ese título ya me hace frotarme las manos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je. Sabes apreciar el humor (autoconsciente o no) de la serie B.

      Eliminar
  3. Mucha suerte con el nuevo empeño. Yo llevé durante bastantes años uno musical. https://sinfoniazul.blogspot.com/ pero desistí por el mucho trabajo que suponía llevar dos.
    Dejo el enlace a tu nuevo blog en la parte derecha del mío en la sección Ágora de blogs.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Doctor. Alguna que otra vez he echado un vistazo a tu otro blog, 'Sinfonía azul'. Aunque lo abandonases en su día, ahí sigue su contenido y aporte para el que quiera pasarse en cualquier momento, y por otro lado... que te quiten lo bailao.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pasadizos góticos (II): heroínas en apuros

  Las fuertes nevadas han complicado nuestra travesía por los desolados páramos; estamos exhaustos y calados hasta los huesos. No quiero inquietarles, pero además sospecho que somos seguidos de cerca por un grupo de bandidos. En tales circunstancias, convendrán conmigo en que ese castillo en lontananza, recortado por los jirones de la noche, puede ser un refugio seguro. Así que aquí estamos otra vez, en esta pequeña serie de entradas donde repasamos algunos de los clásicos del primer gótico, sin ningún ánimo de exhaustividad, que por otro lado no podría permitirme. Nos quitaremos el sombrero antes de atravesar el portón principal, porque lo primero es el respeto a los maestros y, porque, si me aceptan la alegoría del castillo, ahora entramos por la puerta grande para rendir pleitesía a la anfitriona de la casa, la reina del gótico.  Como un antojo del destino, Ann Radcliffe nació en 1764, el año en que Horace Walpole publicó ‘El castillo de Otranto’. Durante su infancia y juventud surg

Carta intempestiva a Jean-Jacques Rousseau

  Lago Lemán. Gustave Courbet. Espero sepáis disculparme por dedicaros esta carta intempestiva; son tantas las misivas que estáis recibiendo que una más no podrá haceros daño. Os habrán parecido extrañas las trazas del mensajero, casi tanto como la ruidosa máquina sobre la cual galopaba, dejando una humareda tras de sí. Le escribo desde el futuro, señor; sé que resulta un tanto embarazoso, mas no se incomode: le garantizo que me cuento entre sus admiradores. Aún sigue conociéndose la obra que acabáis de publicar, la Julia, moderna Eloísa, por la cual habéis ganado tantos elogios y de la que tengo el gusto de adelantaros que será la novela más vendida del siglo. Monsieur Voltaire se ha dado prisa en desprestigiarla, alegando que contiene unas pocas páginas de trama y más de mil de reflexiones morales, pero esta vez no puedo estar de acuerdo con tan ilustre autor; además, vuestras relaciones, enfrentadas por más de un terremoto, no son lo que podría llamarse amistosas, así que debéis ent

Un Cristo con dos pistolas

Aún no había comenzado bachillerato cuando lo leí por primera vez, debía tener catorce o quince años. Supe algo de la película y quise leer el libro primero; creo que esperaba una inmersión en el mundo psiquiátrico al modo de 'Los renglones torcidos de Dios', de Luca de Tena, pero aquella novela era diferente, me marcó de manera especial. Por alguna razón, se me ocurrió la extravagancia de adaptarla al teatro. En aquel entonces, escribía pequeñas historietas que compartía con unos pocos amigos, aunque la idea de crear una obra de teatro era algo nuevo, y de hecho nunca más lo volví a intentar. Me entretuve dividiendo los actos y las escenas, diseñando los diálogos e intentando salvar el reto de esa jornada de pesca en la que los personajes abandonan el espacio principal de la acción. Todo esto, contado ahora, tiene su gracia: imagínense qué obra más chapucera podría pergeñar un chaval de catorce años.  Como con otros tantos proyectos, nunca terminé aquella adaptación, en parte